INICIO




martes, 19 de mayo de 2015

Forever Don

Llevamos toda la semana entre artículos en todos los periódicos, posts en mil y un blogs, tweets reveladores... todos girando alrededor de un final, más que esperado, el de Mad Men. Y con ellos, con su compañía, le hemos dicho adiós al universo Don Draper, y así nos ha parecido un poco menos triste, por no hacerlo tan solos. Sabiendo que miles de madmenaddicts estaban ahí, como nosotros, esperando el final de la era. Qué curioso el compartir con desconocidos, alucinantes los nexos de unión en esta vida. 

Recuerdo como si fuera ayer, cuando hace ya unos años, Judit me llamó y me dijo: "nena, és una sèrie per a tu. Fes-me cas!" Yo siempre le hago caso. Y le estaré eternamente agradecida, porque sé a día de hoy, y con muchas series con las que deleitarme por delante, que Mad Men "es mi serie". 

De todos los artículos que he leído esta semana me quedo con dos de El Periódico de Juan Manuel Freire y Raquel Crisóstomo. El primero dice una frase que llevo pensando durante 7 temporadas, al verla escrita me ha sorprendido gratamente. Hay más gente que ha sentido lo mismo que yo. Mad Men es una serie lenta, de planos estudiados, de miradas llenas de mensaje, de escenarios sin vacíos, de momentos de parón en mitad de un episodio: para pensar, reflexionar. Es como si cada episodio fuera una película, una película Wong Kar-Wai. ¡Sí! Eso pensé yo. Cada episodio ha sido como leer un poema, como tener que pensar en cuanto acababa todo lo que había detrás de cada escena, de cada diálogo. Una necesidad de volver a releer, entre líneas, de volver a visionar para no perder detalle de todo lo que querían decir esas miradas, esas lágrimas. Eso es Mad Men, nada es porque sí, ni superficial, todo tiene sentido. Y por eso, cada capítulo ha dado su patadita en el hígado, porque nos ha conectado con nuestro yo de más adentro, con nuestra vida de verdad, con los que nos rodean de verdad. 
Seamos realistas. Si analizamos los personajes todos tienen que ver con nosotros. En algún momento cada uno de ellos ha hecho que nos sintiéramos identificados. Todos. Nuestro querido Don, el llamado (anti)héroe, ¿quién no ha dudado en su vida del camino que seguía? ¿quién no ha intentado borrar su pasado y seguir adelante? Joan o Peggy, ¿qué mujer no ha luchado y ha defendido su territorio con uñas y dientes? ¿Quién no ha renunciado a algo en la vida por tozudez y con valentía?
Mi preciosa Betty, ¿quién no ha tenido miedo? Sally... mi niña, ¿quién no ha tenido que luchar contra la familia adjudicada por el destino? ¿Quién? 
Todos ellos han escenificado vivencias de nuestras vidas. Y da igual cómo acabe la serie, es lo de menos. Porque sus vidas continúan, como las nuestras, por caminos que no sabemos aún. Porque no podemos escribir los finales, porque todo sigue, también en Madison Avenue. Y tal vez nos hubiera gustado que la serie quedara en otro lugar, pero por eso debe gustarnos aún más, porque no podemos decidirlo todo.

Hemos dicho adiós a la era Mad Men. Ya no esperaremos el siguiente paso de Don, no sabremos nada más de ellos. Y nos queda ese vacío, ese nudo que deja siempre la despedida. Sólo nos queda esperar a que salga en bluray, comprarla y emocionarnos perpetuamente en el bucle de darle al PLAY de nuevo. Sólo nos queda leer sobre el fenómeno que ha supuesto en el mundo de las series de televisión y en nuestras propias vidas. Yo tengo aquí ya el Mad Men o la frágil belleza de los sueños en Madison Avenue de Errata Naturae. Para empaparme de su recuerdo y seguir disfrutando de ella. 

Porque los amantes de la publicidad hemos disfrutado como locos, ¡si en mis años de carrera la hubiera tenido ya!! Porque hemos vivido una introspección tan bestia con todos ellos que vale la pena dedicarle un post (¡ya es el segundo!). Porque nos despedimos de ellos y queremos a Don, a Sally, a Betty, a Peggy... porque han sido personas como nosotros y nos han enseñado a mirar para adentro y a nuestro alrededor. 

No hay spoilers, sólo necesidad de despedirme desde l'Atelier. Adiós Don, hasta siempre.
Dedicado a aquellos que han compartido las vivencias en Sterling Cooper Draper Pryce conmigo, ya sabéis, siempre nos quedará Dick en los corazones.
imágenes: AMC 

4 comentarios:

  1. ai nena!!! em sorprén que m'agradis tant amb lo diferents que arribem a ser!! ja saps que a mi la sèrie no em provoca tot això més aviat al contrari, però s que és cert que a tu et pega moltissim!!!, ja en compartim altres com Dowton!!! aquesta si que em te el cuquet viu esperant que la descarregui!! la comentem ok???? i ara? que faras sense don?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. És curiós que la gent pensi que em "pega" aquesta sèrie. M'agrada sentir-ho. I si, és cert el que dius, però moltes vegades les relacions més xules estan en gaudir de les diferències!! per això ens estimem i ens diem les coses tal i com són!!!! què faré ara sense el Don... doncs no ho sé!!!!!!!!!!!!!!!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. ¡Guapa! Gracias, mil gracias. No sabes cómo me animan tus palabras para seguir aquí. Aunque sea poquito, el tiempo no da pá más! Un besote

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...