INICIO




lunes, 29 de agosto de 2016

El telar del Pirineo

Mientras se cuece a fuego lento la labor del otoño, una no puede tener las manos quietas. Maleta abierta para una escapada fugaz al Pirineo y en mi mente aparecieron unas fotos que aún no existían. Un telar colgado de un árbol, una imagen de lana en el frondoso bosque.

Imaginar y actuar, así soy yo. Recuperé mi telar y escogí la lana. Sigo con mi delirio por el oro, el dorado, la miel y el amarillo. Tan solo lo había probado en una ocasión y entonces hice el punto básico. Esta vez, y como me pasa con el bordado, quise probar todo lo que me permitiera el tamaño del mismo. Aprendí puntos nuevos de la mano de dos webs The weaving loom y Gathering beauty. La primera es exclusiva de telar y esta chica explica maravillosamente y paso a paso cómo disfrutar entre hilos. Se queda como maestra jedi del telar para siempre. Con ellas he aprendido a tejer desniveles, nudos enlazados, loops o trenzas.

Fue una tarde súper enriquecedora porque cada hilo era una aventura nueva, un aprendizaje y un reto. ¿La pena? Es que es un telar tan pequeñito que rápido se termina. Como veis en las fotos del proceso, cada cambio de hilo supone puntas nuevas que al final deberán rematarse por el dorso de la labor. Lo único molesto de tejer en telar. El resto, pura maravilla.

Maleta hecha para mis dos días en el Pirineo. Telar dentro. En cuanto llegué lo primero que hice fue buscar el elemento que le faltaba a mi pequeña creación: el soporte. El lugar para la sesión, lo sabía. Justo a la entrada del Parque Nacional de Aigüestortes. Así que subimos cámara en mano buscando los árboles que albergaran un nuevo recuerdo del Atelier.

Siempre se sabe para quién es la labor terminada. Eso supone una implicación emocional mayor en todo el proceso. Esta vez Elena, en cuanto vio que empezaba a tejerlo, dijo: “Para mí, para mí”. Sus deseos deben ser cumplidos. Así que fotografié su telar en un lugar en el que ella hubiera disfrutado. Elena hubiera cerrado los ojos y hubiera dicho que se llevaba esa paz para las crisis de rutina que sobrellevamos en la city durante el invierno. Le traigo un trozo de esa paz colgado de un tronquito que lleva impregnada la fragancia del Pirineo.


Si estoy yo de por medio, nada es tan fácil como parece. Del proceso de perder el telar por el monte y volver a subir y subir y subir en su busca… lo dejo a vuestra imaginación. Ahora a por otro telar y como decía Elisabeth Mulder "Hilandera de quimera, tejedora de ilusión..."

4 comentarios:

  1. Oooooooooooooooooooohhhh! és que es una meravellaaaaaa... i sí porta pau pels dies d'estres que ens esperen.
    Quan el tens a les mans la pau et comença a entrar pel tacte i pels moviment repetitius de tocar els punts... Una meravella!
    Arbrets, verd, vent, fulles... Esther. La super E!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quins bons ulls tens sempre amb mi, bonica! M'alegro que el teu atelier ara tingui un trosset de bosc! En podem fer molts més!!! Una tarda de teler amb la Martineta a la de JA, però necessitem dos teler més llavors!!!!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. I taaaaaaaant allà ens hi quedaríem les dues amb el telar penso jo!!!! Gràcies per passar guapi!!!! muà!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...