INICIO




lunes, 1 de diciembre de 2014

Mi primer Kakebo

Cuando la Navidad pasada me cayó el Kakebo pensé que tal vez no me serviría, que no sería constante... Cabe decir que soy la persona más responsable que conozco (convirtiéndose en defecto más que en virtud muchas veces), pero hay ocasiones en que no llego a todo. Póngase como ejemplo el Querido diario que abandoné en agosto :( 

Pero con el Kakebo fue distinto, nos enamoramos y nada nos separará. Para los que no sepais qué es el kakebo, os cuento. Es un libro de origen japonés que tiene como objetivo concienciarte de tus gastos y hacerte disfrutar más de tus ahorros, o eso es para lo que me ha servido a mí. 

El día 1 de cada mes debes declarar tus ingresos, a los que yo sumaba el ahorro del mes anterior, y anotar tus gastos fijos, a éstos yo añadía los gastos que sabía que iba a tener dicho mes, así ya partía de una cantidad más exacta. De dicha cantidad de diferencia entre gastos e ingresos, tú debes decidir "qué quieres ahorrar". Lo anotas y escribes qué harás para conseguir dicho ahorro. Yo he sido cauta y cada mes he puesto un mínimo de ahorro, no he sido entusiasta y así siempre he disfrutado cumpliendo mis objetivos. 
Cada día, si si todos los días, debes apuntar tus gastos por pequeños que sean. Que si un euro en un té, ¡apuntado! Cuando haces las anotaciones repartes tus gastos en diferentes partidas: cultura, ocio, supervivencia, extra... cada cual con su conciencia en el momento de distribuir. Cada semana se hace el recuento total, más el recuento por partidas. Así cada mes tienes distribuido cómo has ido destinando tu dinero. 
A final de mes compruebas si gana el cerdito (ahorrador) o gana el lobo (malgastador). Te pide que analices si has cumplido o no tu objetivo. ¡Yo los he cumplido todo el año! Cada mes he ahorrado más de lo establecido al inicio, unos meses mucho más otros más justo. Pero siempre. Como consecuencia de mi triunfo cada mes me he permitido un pequeño regalo-recompensa. ¡Viva yo!
¿Funciona? ¿No funciona? No es la panacea, ni un triunfo asegurado. No hace que crezca dinero de las plantas, ni que no gastes si quieres gastar. Yo creo que me ha hecho consciente de mis gastos, tontos o no, que me ha hecho dar cuenta de las partidas en las qué se me va la mano y a las que no destino mi dinero. A final de año, en unas semanas, me tocará cumplir con las últimas páginas. En éstas te pide hacer gráficos para analizar el año, responder encuestas para autoevaluarte... Y ya tengo ganas de acabarlo para ver lo real que ha sido cumplir con él. 
Para el 2015 ya estoy preparada, lo tengo aquí a mi vera ¡hasta que muera! Mi experiencia ha sido buena, si te animas con él, no tardes en buscarlo ¡porque se agotan! Cualquier duda sobre él, preguntad sin miedo ;) ¡Viva el kakebo!

11 comentarios:

  1. Gran kakebo!!!! Jo no tindria la constància d'anotar cada dia tot... Un te?? Uff!! No podria!! Per sort se administrar-me xq sinó.... Ja diràs que tal el final del kakebo, segur que et surt que ets una super kakebista

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si jo també sé administrar-me, mare meva sinó. Però em va bé per acabar de controlar tot i analitzar, no sé, coses meves. M'encanta fer-ho ;)

      Eliminar
  2. Ui, ui, uiiii... yo tampoco sé si sería capaza de apuntar las cosas a diario. Al final seguro que tendría unas anotaciones penosas, sin apuntar la comida de toda una semana pero sí las cañitas de por la tarde. ¡¡El desastre vaya!! El año pasado me quisehacer con uno como mi amiga Orre pero es cierto que voló en pocos días, a ver si llego para este y me espabilo un poco, que no me vendrá nada mal (ni a mí ni a mi bolsillo) :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí no me ha ido nada mal, eso que ya me controlo solita sin kakebo, pero analizar cada fin de mes cómo se ha ido y saber qué he ahorrado me ha molado. Sino no era consciente que lo conseguía, ahora si :) ¡viva yo!

      Eliminar
  3. Qué chulo. Yo lo estuve mirando hace tiempo pero, al final, no me animé. Si dices que a ti te ha ido tan bien… quizá estaría bien intentarlo :) ¡Lo volveré a mirar! Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me ha ido genial, sobre todo por eso, por ver a ciencia cierta que conseguía ahorrar y analizar cada mes quá ha pasado. ;) ya me dirás si finalmente empiezas con él.

      Eliminar
  4. Yo lo abandoné al segundo mes. Porque me di cuenta de algo, y es que yo ya sé por donde se me suele ir el dinero (o por donde se me iba, que llevo meses en modo súper ahorrador), así que lo único que me ayuda a ahorrar es no gastar, jajaja. Y ya. Me pasaba el mes haciendo numeritos, apuntando, para luego darme cuenta de algo que sabía :P

    Me alegro mucho de que hayas conseguido el objetivo todos los meses, ¡eso es muuuuy buena señal!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre he controlado mucho mis gastos, no soy nada despilfarradora. Pero con este sistema me he dado cuenta de que soy ahorradora y me ha servido para la contrario, para premiarme por saber resistir durante el mes. También es bueno ;)

      Eliminar
  5. Nunca me convenció mucho la idea del Kabeko porque cuando empecé a vivir sola me monté un excel dónde apuntaba los gastos de todos los días. Al final resultaba que siempre me olvidaba cosas y nunca cuadraba lo que había en el excel con lo que decía mi cuenta bancaria jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que es depende de la persona, a mí me ha ido genial porque he sido muy constante, por eso sé en qué gasto cada euro, sino sacaba dinero y es aquello que dices: tenía tal y no sé cómo se han ido tan deprisa. ¡ahora no lo digo porque sé dónde han ido exactamente! jijiji

      Eliminar
  6. Hola Esther! On es pot comprar? Gràcies.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...